El topónimo de Dehesa parece provenir del sustantivo latino “defensa” con significado de tierra de pastos en general acotados. Lo “de Montejo” se lo debe a un antiguo despoblado denominado que bien podría referirse a altozano de su cuelave o ¿acaro o monte de tejas? Aún quedan tejas en su peña. 

El de Colmenares puede referirse sin duda a la abundancia de las mismas y Vado al paro del río, en este caso, al paso del río Rivera. 

 En la Edad Media, Dehesa era una localidad con su iglesia que abdicaba a San Pelayo y la de Montejo estaba dedicada a Santa Cecilia. 

En el término de Dehesa se han explotado varias minas de centrecita, destacando ante todo “La constancia” desde 1899, pasando varias de esas explotaciones en 1900 a la “Cía. De minas de Villaverde”, constituida por tres empresarios franceses, dos de ellos condes y el otro marqués de Brantes. 

Colmenares de Ojeda fue solar del conde Rodrigo Gasties en el siglo XII, quien restauraría y dotaría la Abadía de Lechuza.Guarda el lugar restos de un castillo; tres casas con ejendas, todas ellas del siglo XVII. Su iglesia gótica del siglo XVI, es primorosa, dedicada a San Fructuoso Mártir, dos naves, pórtico gótico en lado de la Epístola. Retablo mayor del Presbiterio barroco del siglo XVIII con varias esculturas del siglo XVI. Buena cruz parroquial de la fachada. Magnífica pila bautismal de fines del siglo XIII con escenas del Bautismo y Resurrección y otros personajes; pila expuesta en “Edades del Hombre de Palencia”. 

Vado tiene un templo dedicado a San Sebastián , de Billería, una nave, edificio gótico pero con reformas barrocas. Retablo del lado del Evangelio del siglo XVIII con pinturas; el del Presbiterio es de finales del siglo XVII y con una buena escultura de San Sebastián del siglo XVI; el de la Epístola cuanta con un calvario del siglo XVII.